PUBLICIDAD

NOVEDADES

Pistoletazo de salida para la era Bouza


Los Leones inician, esta vez sí, una nueva etapa con el estreno como seleccionador de Pablo Bouza. Aunque el argentino ya estuvo presente en noviembre en el partido contra Canadá, el seleccionador oficial seguía siendo Miguelón. Esta, en cambio, es la primera ocasión en la que Bouza ha confeccionado lista y alineación.

El partido frente a Países Bajos viene precedido por la publicación de una lista, comúnmente llamada por la afición “Los 50 de Bouza”. Dicha lista vino a acallar en gran parte los rumores desatados durante la presentación del argentino como seleccionador. Algunos aficionados señalaban con temor que las declaraciones del preparador argentino aventuraban una vuelta a los temidos años de la era Bryce Bevin. 

Nada más lejos de la realidad: la inclusión de jugadores en la lista como Joel Merkler (justo en la semana en la que se especuló con el interés de la FFR en contar con él), Zabala o Martín Alonso despejó cualquier duda. Bouza contará con cualquier jugador que, siendo seleccionable, demuestre verdadero interés por jugar con los Leones. Lo que viene siendo la idiosincrasia de nuestro rugby nacional y el Tier2 en general. Esto incluye jugadores que aún no hayan debutado con los Leones pero que, siendo seleccionables, demuestren compromiso y nivel suficiente. Incluye también categorías inferiores, como pudimos comprobar en la concentración de enero de la sub20.

El REC del 2024, siendo imprescindible para que el nuevo seleccionador ensamble su equipo, no será el torneo en el que disfrutemos de todo el potencial del XV del León ya que habrá que negociar, ceder y esperar a que lleguen los partidos decisivos de 2025. La primera convocatoria de 32 jugadores de Bouza nos desveló un secreto a voces: no solo todos los que estaban en la lista de los 50 nombres antes mencionados son susceptibles de ser convocados. O, dicho de otra manera, entre esos 50 jugadores “no están todos los que son”. El nombre de Imanol Urraza irrumpió el lunes en la convocatoria tras la inoportuna lesión de Raphael Nieto. Urraza, canterano de Sitges, está jugando actualmente en la Lega1 italiana e indica que los rumores son probablemente ciertos: que hay jugadores como Peters, Asier Usarraga y puede que hasta incluso Ezeala, que han sido contactados por la RFER y que, a pesar de no estar en la lista inicial, es posible que aparezcan durante el torneo. Lo cual sería sin duda cerrar ese oscuro capítulo de la era Santos en la que los Leones no podían contar con varios de sus mejores jugadores.

El partido de este sábado (13.30 por Movistar+ Deportes) es un partido en el que hay mucho que perder y poco que ganar. Países Bajos es un equipo históricamente débil al que hemos ganado las 15 ocasiones en las que nos hemos enfrentado. Sin embargo, su progresión está siendo meteórica y juntan ya un buen puñado de jugadores de un buen nivel. Tanto es así que probablemente alinearán más jugadores ProD2 que España. Sin embargo, adolecen de muchas cosas que los Leones si tienen: profundidad de banquillo, preparación y experiencia internacional, que deberían de hacer decantar la balanza para el conjunto ibérico. Entre sus puntos fuertes están su altura en la touch y su potencia en el contacto.

España, sin embargo, es toda una incógnita. No se sabe gran cosa del plan que tiene Pablo Bouza. Se presume que va a intentar imprimir un alto ritmo de juego (la inclusión de Kerman y Tani Bay podrían indicar eso, además de las observaciones in situ de los entrenamientos). La delantera se ha rejuvenecido mucho, con sólo Titi Futeu, Marcos Muñiz y Matt Foulds sobrepasando la treintena, lo que nos tendría que ayudar a abarcar mejor el campo (uno de los grandes defectos de la era Santos). Sin embargo, la falta de un líder claro para la tres cuartos genera muchas dudas. Sin Ordás, llamado a ser el capitán general del próximo lustro, será Güemes quien asuma el rol de apertura titular. La incógnita de si Vinuesa será capaz de arrebatarle ese puesto se resolverá en junio, o si será el joven Otamendi o el polivalente Joaquín Gali quienes poco a poco vayan entrando. Muchos nombres, pero demasiada incertidumbre en una posición clave.

En los centros, la vuelta de Nueva Zelanda no le ha sentado a Àlvar Gimeno como a todos nos gustaría. Los galones adquiridos en actuaciones memorables en el anterior ciclo mundialista quedan lejos y el valenciano tendrá que ganarse el puesto en dura competencia con otros nombres como los alcalaínos Gonzalo López e Iñaki Mateu. La vuelta a la selección de Martín Alonso es, definitivamente, una de las mejores noticias. El pucelano ha tenido, entre lesiones y club, muy pocas oportunidades de jugar con los Leones. Es más, ni siquiera ha logrado anotar un ensayo en categoría senior. Necesitamos con urgencia
al mejor Alonso si queremos tener opciones de derrotar a portugueses y rumanos. España adolece de un tryman desde que Ascarat dejó la selección. Un jugador de esos que necesitan poca ventaja para anotar un ensayo. Y Martín es sin duda, por calidad y físico, el que debe de coger ese testigo.

Este torneo será sin duda el último servicio que nos darán al XV del León jugadores como Feta Castiglioni, John-Wesell Bell y Matt Foulds. Los tres, jugadores asimilados tras su paso por División de Honor que han rendido muy bien y de forma longeva para los intereses de los Leones y que merecerán, llegado el momento, un buen homenaje. Homenaje en el que habría que incluir a Bittor Aboitiz, discretamente retirado del rugby este verano y que siempre lo dio todo por la selección.

Por todo ello y por mucho más, la cita de este sábado es muy interesante. Empezar con victoria nos aseguraría entrar en la fase final por el título de París, y suavizaría mucho la entrada de Bouza en la selección. Pero como no podía ser de otra manera (si no, no sería España) hay mucha gente con el cuchillo preparado para atacar a la RFER de Hansen en cuanto surge la ocasión y una derrota el sábado enrarecería mucho el ambiente de un XV del León que necesita sobre todo 3 cosas: tranquilidad, ilusión y paciencia.

 

Texto: Fernando Pueyo / Fotografía: RFER/Javier Izquierdo

No hay comentarios